Productos del programa de alimentación complementaria escolar en el Municipio de La Paz

El Alimento Complementario Escolar beneficia aproximadamente a 138.000 estudiantes de los niveles inicial, primaria y secundaria de los 3 turnos (mañana, tarde y noche), de unidades educativas fiscales, de convenio y centros especiales.

Gracias a las exigencias de calidad y un riguroso control sobre las condiciones y características específicas de las raciones, se desarrollaron productos inocuos y de alta calidad nutricional adecuadas a las necesidades nutricionales de las niñas, niños y jóvenes estudiantes respetando los hábitos alimentarios y revalorizando los alimentos nativos y de producción local, lo cual demanda el uso de materia prima seleccionada y orgánica.

Las raciones entregadas son individuales lo que permite mayor inocuidad e higiene de alimentos; la distribución se realiza en 3 horarios cada diarios, llegando a los beneficiarios directos raciones frescas que corresponden a un producto sólido, un complemento lácteo y un alimento fresco (fruta), los mismos permiten la ampliación y variación del menú y por tanto la aceptación de los consumidores, estos productos se agrupan en:

PRODUCTOS LÍQUIDOS, son elaborados a base de leche, frutas y/o semillas proporcionan al organismo proteínas de Alto Valor Biológico, vitaminas y minerales que estimulan el crecimiento y aprendizaje en los escolares. Los productos son: kumis leche entera natural. Leche sonorizada, leche enriquecida bebida láctea, yogurt prebiótico, yogurt con frutas, infusión funcional, néctar de frutas, bebible bioactivo, extracto de semillas.

PRODUCTOS HORNEADOS, son elaborados a base de harinas integrales y/o leguminosas, enriquecidos con leche, queso, huevo, frutas, verduras y/o semillas proporcionan al organismo nutriente de calidad que favorece el crecimiento, además por el aporte de fibra estimulan la función intestinal para eliminar las toxinas y prevenir enfermedades. Los productos son: horneado maíz y queso, pan sarnita integral, pan tipo araní, horneado proteico, empanada integral, horneado con frutas horneado con hortalizas, tortilla al horno, grisones, hostias nutritivas, horneado tradicional, crocantitos con semillas.

PRODUCTOS CEREALES INTEGRALES, son elaborados a base de leguminosas y/o cereales integrales, enriquecidos con leche, frutas deshidratadas y/o semillas y fortificados con micronutrientes para el adecuado funcionamiento del organismo previniendo enfermedades. Los productos son: estresado de cereales, hojuela de cereales, pito de cereales, barra nutritiva, aglomerado de cereales.
FRUTAS NATURALES Y ORGÁNICAS, aportan una importante cantidad de vitaminas y minerales que ayudan a la regeneración celular y fortalecen el sistema inmunológico (protección) del organismo, además aportan fibra que mantiene limpio y sano el aparato digestivo. Las frutas son: mandarina, banano, manzana.

Las diferentes raciones del alimento escolar aporta diariamente un promedio de 25% de proteínas, aceites y carbohidratos, y de 35% a 70% de vitaminas y minerales, como Vitamina A, Vitamina C, Hierro, Calcio, Zinc y Ácido Fólico, el porcentaje restante se lo consigue consumiendo alimentos de buena calidad y en cantidad adecuada en la familia.

El consumo de las raciones tiene un impacto notorio en la nutrición de los escolares evidenciado a través del mejoramiento del estado nutricional de los escolares, disminuyendo la desnutrición crónica, baja estatura para la edad, de 56% en la gestión 2000 a 11% en la gestión 2006 y la reducción de anemia de 37.2% en la gestión 2000 a 6.8% en la gestión 2016. Además de influir directamente en la disminución de la deserción escolar convirtiéndose en un apoyo importante a la economía familiar, siendo además la edad escolar la etapa donde se establecen los hábitos alimentarios y las costumbres adquiridas durante este tiempo repercutirán a lo largo de toda la vida.

Por otro lado, las investigaciones revelan que la función cognoscitiva del escolar y su rendimiento intelectual están influenciados por su historia nutricional y por su entorno (social, familiar, escolar); las funciones cognoscitivas alteradas por la desnutrición, se relacionan sobre todo al restablecimiento de la rapidez de información a la hora de memorizar y a deficiencias en la lectura y escritura debido a los cambios neutro hormonales producidos por la falta de la energía y nutrientes que provienen de los alimentos.