Impacto socioeconómico del programa de alimentación complementaria escolar en el Municipio de La Paz

El Programa de Alimentación Complementaria escolar del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, conlleva a una serie de impactos institucionales, socioeconómicos, nutricionales, educativos y de seguridad alimentaria. La implementación del programa incorpora en su concepción y aplicación criterios de seguridad alimentaria nutricional y de articulación productiva como mecanismos para mejorar la nutrición y a través de ella la educación en el Municipio de La Paz.

A través del Programa se inyecta en promedio Bs. 25,8 millones anuales en la Economía Nacional al sector industrial con énfasis en el sector agrícola de alimentos nativos en todos los pisos ecológicos del país que proveen productos como la cebada, quinua, amaranto, cañahua, willcaparu, soya y banano entre otros, así como a los sectores de producción de bienes y del transporte.

La diversidad de productos de la alimentación escolar demanda la multiplicación de proveedores especializados en los diferentes rubros: cereales, panificados, lácteos, frutas y otros productos terminados, por lo cual el programa también inyecta recursos a las cadenas productivas de estos productos. Genera en los primeros años más de 2.000 empleos directos (entre empacadores, panificadoras, distribuidores, etc.) y beneficia a más de 6.000 familias productoras de banano, cereales, leguminosas, leche y otros al año, cifras que se incrementan en la actualidad.
Anualmente se demandan 7.000 quintales de harinas integrales, aumentando en gran medida su producción, lo que significa un impacto positivo en los ingresos de cada familia productora.

Según el criterio de algunas empresas productoras de alimentos, las anteriores licitaciones no especificaban ningún criterio sobre la calidad nutritiva de los productos específicamente sobre la utilización de harinas andinas.

Así mismo, las empresas de alimentos, demandan varios insumos solo para la provisión de la alimentación escolar como: harina integral fortificada, harina de cereales andinos, azúcar, huevos, queso entre otros. La demanda de estos insumos genera también un efecto económico multiplicador a través de la cadena productiva. Por otra parte las empresas demandan el trabajo de personal entre profesionales nutricionistas, administradores, supervisores, conductores, ayudantes, obreros, personal de apoyo, y otros de diferentes rubros como ser: carpintería, mecánica, soldadura, etc. Para la construcción de estantes de enfriamiento, estantes de almacenamiento, cajas de transporte, carros de maduración, bandejas de producción entre otros materiales y equipos, generando nuevas fuentes de empleo.

Se han identificado más de 40 rubros y agentes económicos directos e indirectos beneficiados con la inversión del Programa de Alimentación Complementaria Escolar.

La articulación de la producción agropecuaria con la demanda de alimentos complementarios para los escolares ha permitido la participación en las licitaciones desde la gestión 2000 de varias empresas nacionales que mejoraron su producción y calidad para ser parte del Alimento Complementario Escolar del Municipio de la Paz, entre ellas se encuentran: INAL Ltda., SOALPRO, IRUPANA, LA FRACESA, SAN LUIS, PAN CASERO, PAN CRIS, TECALIM, PIL ANDINA, UNABANA, BANABENI, UNAPO, LACTEOSBOL, entre otras.